Situado en la localidad palentina de Calabazanos, en el municipio de Villamuriel de Cerrato y a orillas del río Carrión, el actual monasterio de Santa Clara de Calabazanos, habitado por monjas Clarisas Franciscanas, fue fundado en el siglo XV por la dama a Leonor de Castilla, nieta del rey Enrique II de Castilla, quien se convirtió en su primera abadesa hasta su muerte en 1470.

La iglesia del monasterio

En cuanto a la iglesia del monasterio, se trata de un templo barroco del siglo XVII que consta de una sola nave con seis tramos cubiertos por bóvedas de cañón decoradas con yeserías geométricas y pintadas según el gusto del siglo XVIII.

El interior lo componen tres retablos barrocos dorados, destacando el mayor y central, que data del siglo XVIII y es atribuido a la obra de Pedro Correas. Este retablo central contiene nueve figuras escultóricas destacando la imagen del Cristo crucificado del siglo XVI.

En la parte posterior de la iglesia se encuentra el coro, el cual consta de una parte alta y otra baja. En este espacio, separado del resto de la iglesia por una doble reja de forjado, se halla el sepulcro donde reposan los restos mortales de doña Inés Manrique, fallecida en 1535, en el que sorprenden las yeserías mudéjar que lo decoran.

En la parte superior del coro destaca una talla de Cristo crucificado del siglo XV y algunos reliquiarios y pequeñas obras de orfebrería, como una maravillosa arquilla del siglo XVI.

El monasterio

El monasterio cuenta con dos claustros: uno gótico y otro renacentista, ambos del siglo XVI. El claustro gótico posee sus característicos arcos apuntados. En el, se abren numerosas capillas de diferentes épocas y estilos, en las que destacan la capilla del Cristo, del siglo XV, y la capilla de la Anunciación, de estilo renacentista.

Del resto del monasterio destacan las siguientes dependencias: el patio, el sepulcro donde descansan los restos de la fundadora doña Leonor de Castilla, la capilla del Crucificado, el refectorio de las monjas, la sala capitular con una espectacular reproducción del artesonado mudéjar con el que contó en sus días, y la sala Manrique.

En la actualidad

Hoy en día estas edificaciones presentan múltiples transformaciones sufridas a lo largo de los siglos. Ejemplo de ello, en el siglo XX se instaló temporalmente la Casa Cuartel del puesto de la Guardia Civil de Villamuriel de Cerrato.

Pese a los avatares de la historia de España, las Clarisas de Calabazanos han mantenido la vida comunitaria ininterrumpidamente hasta nuestros días. En el, también se celebran multitud de eventos, como la fiesta del Auto del Señor Sacramentado o diversos conciertos en el periodo estival.

Muestra del valor cultural y patrimonial, el Monasterio de Santa Clara de Calabazanos está declarado por real decreto como Monumento Histórico-Artístico Nacional y, en consecuencia, es Bien de Interés Cultural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.