Cripta de San Antolín

Es el resto más primitivo de la catedral y está dividido en dos partes. El espacio más pequeño y profundo es lo que queda del martyrium visigodo de la segunda mitad del siglo VII. Una construcción que en origen tenía dos plantas: la iglesia en la parte superior (desaparecida) y la cripta en la parte inferior, (conservada parcialmente). Al fondo hay una triple arquería sustentada por dos columnas de capiteles corintios, de gran austeridad, que delimitaría la confessio o espacio para albergar las reliquias del mártir.

Cuatro siglos después, en 1034, se amplía la cripta con una construcción protorrománica compuesta por una nave reforzada con arcos fajones, que se remata en un ábside semicircular, abierto para conectar con la parte visigoda. Este espacio se debe al patrocinio de Sancho III el Mayor, rey de Navarra y conde de Castilla, -ayudado por su amigo Ponce, obispo de Oviedo-, al que la leyenda hace protagonista de una cacería detrás de un jabalí, que le permitió descubrir los restos sagrados de San Antolín en una cueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

También podría interesarte

Lo más leído

Las mejores estampas invernales de la Montaña Palentina

Las primeras nieves han llegado a la Montaña Palentina vistiendo con un espectacular manto blanco sus laderas, bosques y pequeños pueblos. Así que, dispuestos...

Tres apasionantes rutas para descubrir la Montaña Palentina

Si hay un lugar que rebose paz y sosiego en la Península Ibérica, esa es la Montaña Palentina. Con una extensión de 1.786 km²,...

Un recorrido por los embalses de la Montaña Palentina

Los embalses de la Montaña Palentina forman parte indiscutible del skyline de la comarca. Todos ellos se han integrado en el entorno que ocupan...