El Bosque Fósil de Verdeña en Palencia, un lugar para recordar

Varios estudios sobre el turismo en España han revelado que en los últimos 5 años se ha registrado un importante crecimiento en este rubro, favoreciendo la economía nacional y permitiendo que más localidades difundan sus sitios representativos. La información más fidedigna la otorga el Instituto Nacional de Estadística de España, que entre varios datos impresionantes, resalta los 5,4 millones de latinoamericanos que vinieron al país en 2018. La mayoría de visitantes fueron provenientes de Argentina (715.000), Brasil (559.000) y México (500.00).

Esto evidencia que España se consolida cada vez más como destino turístico preferido por comunidades como la latinoamericana. Indefectiblemente, el país ibérico no escasea de escenarios turísticos para todos los gustos, ocupando un lugar especial el Bosque Fósil de Verdeña.

No es usual el espectáculo natural que aquí se muestra. El punto de partida es la pequeña y acogedora localidad de Verdeña, ubicada a 15 kilómetros de Cervera de Pisuerga, la capital municipal, en la comarca de la Montaña Palentina. Verdeña alguna vez fue un paraje costero y tropical, donde crecían colosales árboles de casi 30 metros de altura. Hoy, bosques, verdes praderas, inmensas montañas y vacunos pastando los han reemplazado. Por ello, en el también llamado Bosque Carbonífero se encuentran muestras de fósiles con más de 300 millones de años de antigüedad que difícilmente se podrían hallar en otro lugar. Aumenta su mística cuando se conoce que llegó a tal estado debido a una inundación marina de proporciones similares a las de un tsunami.

Los litólogos y los arqueólogos suelen visitar este lugar para estudiar y recoger residuos petrificados de las enormes paredes rocosas. También son usuales los amenos paseos familiares.

Sin embargo, en los últimos años el senderismo es la actividad más practicada por aquellos lares, a raíz del acondicionamiento del sendero que permite acercarse hasta el imponente tajo donde se halla el yacimiento. La ruta comienza en el aparcamiento habilitado en la entrada de Verdeña, donde hay carteles informativos; el trazado del rumbo es circular y tiene una longitud de 3 kilómetros. aproximadamente, el cual se puede recorrer en una hora y media. El camino no es accidentado, por el contrario, permite un deslizamiento suave y comedido. Se puede realizar este deporte tranquilamente por los robledales y aprovechar los varios miradores de la zona.

Víctor Crespo, redactor del segmento Senderismo en SinCable, aconseja que ‘aunque se trate de una breve ruta circular de 3 kilómetros, es necesario emplear calzado y ropa cómodos que proteja de posibles accidentes. ‘’Como equipamiento básico podemos optar por los lentes de montaña para salvaguardar nuestra vista del polvo y otras partículas externas, además de la sobreexposición a los rayos UV. Infaltables son las botas de montaña, pues amortiguan la pisada en zonas no asfaltadas o planas. Adicionalmente, si el visitante considera necesario, puede utilizar bastones de trekking para soportar el peso».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

También podría interesarte

Lo más leído

El futuro del Cristo del Otero: mirador a sus pies, funicular y arte al aire libre, entre otros

El Ayuntamiento de Palencia buscará el apoyo del 1,5% Cultural para llevar a cabo la primera fase del Plan Director de los Cerros del...

El cine como recurso educativo

La Junta de Castilla y León potencia el cine como una forma más para trabajar los contenidos de todas las materias, además de otros...

Castilla y León celebra el vigésimo aniversario del primer trasplante hepático realizado en la Comunidad

El programa de trasplante hepático de Castilla y León celebra su vigésimo aniversario. Su puesta en marcha se autorizó el 30 de julio de...