La falta de precipitaciones en el periodo estival, sumadas a las escasas lluvias de la primavera, están propiciando una sequía muy similar a la vivida en el 2017. Síntoma de ello es la aparición del puente de Villanueva del Río en el embalse de Aguilar de Campoo debido al bajo nivel de agua que presenta.

Fue en 2017 la última vez que se pudo observar el puente de Villanueva del Río, junto con la iglesia románica de Cenera de Zalima. Bien entrado aquel otoño, el nivel del embalse comenzó a subir dejando sepultadas estas joyas bajo el agua.

En la actualidad, a día 22 de agosto de 2019, el pantano de Aguilar de Campoo que se muestra a un 26,72% de su capacidad, vuelve a mostrar a la población este puente medieval. Su construcción se llevo a cabo entre los siglos XIII y XIV y se considera el hermano del Puente Mayor de Aguilar de Campoo.

Por ahora, tan solo se muestra a la luz la parte superior de los ojos del puente, así como la señalización que prohíbe acercarse y transitar por la zona. Toca esperar y mirar al cielo, a ver si las precipitaciones vuelven a ocultar los restos del pueblo de Villanueva del Río, o bien si lo dejan completamente al descubierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.